10 consejos para vender su talento online

10 consejos para vender su talento online
El entorno digital favorece el contacto entre personas y es una oportunidad que debemos aprovechar. Y, ¿por dónde empezar? Vea los pasos imprescindibles para promocionar su talento online.

‘Para ser irreemplazable, uno debe buscar ser diferente’ – Coco Chanel. Estamos en pleno nacimiento de la Cuarta Revolución Industrial y hay cosas que no nos deberíamos estar cuestionando todavía. Estamos viviendo un cambio de cultura laboral, con puestos de trabajo que hace apenas 10 años ni existían, y quién sabe si nuestro puesto será necesario en los próximos años. Nuevos sectores en marcha y una necesidad de estar visibles y tener un ‘escaparate’ en el que puedan ver lo buenos que somos y lo bien que hacemos nuestro trabajo, se vuelven fundamentales. Eso sí, con sentido común.

Google es un buscador de muchas cosas… y también de talento, así que mejor estar preparados y que nos encuentren ‘guapos’ cuando tecleen nuestro nombre, porque permanecer en el anonimato sin que nadie nos moleste ya no es una opción.

Tom Peters fue el primero en hablar de esto de la ‘Marca Personal’ en 1997. Toca hacerle caso de una vez. Cualquier organización de éxito que se precie y con presencia en medios, tiene un CEO con una marca personal potente que representa y ‘viraliza’ los valores de la compañía allá donde va… también en el mundo digital.

A muchos, el rápido cambio tecnológico les ha pillado con el pie cambiado y se ha creado una brecha que puede ser difícil de cerrar. No entender lo que está ocurriendo puede herir de muerte a un directivo… y a su organización. No caigamos en ese error estratégico. Ya no es una opción. Se ha convertido en un requisito imprescindible en un momento en el que la transparencia es un valor.

Esperar hará que nos quedemos atrás. El que dé el paso, llevará la delantera con respecto a su competencia. ¡Cuántas cosas! Con lo ocupados que estamos… Tranquilos, no es para tanto, y la tecnología ayuda. Pero eso es tema de otro artículo. No olvidar las palabras de Margaret Thatcher: ‘Si nuestra única oportunidad es la de ser iguales, no es una oportunidad’.

1. Dotarse de unos conocimientos técnicos mínimos en el ámbito digital con el fin de lograr la soltura inicial para movernos con seguridad por este medio, para muchos por desgracia, desconocido. Algo que además le agradecerán sus organizaciones debido al importante gap tecnológico existente en un importante número de directivos.

2. Tener claro el objetivo es fundamental para no dar palos de ciego ni despistar a nuestros posibles seguidores. ¿Qué quiere? ¿afianzar su actual posición? ¿demostrar sus aptitudes y conocimientos en un área determinada? ¿tener un perfil atractivo de cara a un cambio de posición o reinvención profesional?

3. Un DAFO nunca viene mal. Esa matriz en la que plasmar sus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Le dará una visión real y actual de su situación y le ayudará a detectar puntos que lo diferencian del resto y a definir qué profesional quiere ser. Es una parte que considero imprescindible y tiene un nombre lapidario: autoconocimiento. ‘Para ser irreemplazable, uno debe buscar ser diferente’, dijo Coco Chanel.

4. ¿A quién quiere llegar? ¿Cuál es su público objetivo? Tiene que investigar y ver cuáles son sus perfiles, en qué redes están, qué cosas les interesan. Esa información le será de gran utilidad para luego aportarles valor en función de sus necesidades y preferencias.

5. Estrategia. Nada de improvisación. Debe tener claro qué comunicar, dónde, cuándo, y cómo. Aquí incluiría la selección de medios. Tampoco se agobie. No hay que estar en mil redes sociales. Elija en las que está su audiencia. Ni más, ni menos.

6. Imagen. Por favor, cuidela mucho. Es fundamental. Aquí sí que no hay segundas oportunidades. Elija cuidadosamente sus fotos de perfil y de portada. La presentación, los colores… Que se vea bien desde cualquier dispositivo, que no pixelee… siempre digo que un tuit, además de aportar valor debe, y puede, ser bonito.

7. Escape del yo, yo, yo… y potencie el nosotros en su comunicación. Escape del autobombo, interactúe, converse, participe en grupos de LinkedIn acordes a sus intereses, conviertase en referente.

8. Humildad y sencillez. Ir de sofisticado y ‘sabelotodo’ espantará a su comunidad. Nada de pedantería. Cercanía. Ya dijo Exupery que ‘la perfección se logra no cuando ya no se tiene nada que agregar, sino cuando no se tiene nada que quitar’

9. On, on… pero el off es fundamental. Eventos, congresos. Hay que dejarse ver, interactuar, presentarse…

10. Y siempre, como decía al principio, con sentido común. No pierda la coherencia. No quiera ir de lo que no es porque es una carrera demasiado corta. Haga caso a Wilde: ‘sé tú mismo. Los demás puestos están ya ocupados’.
Fuente: Gestion.pe

Comentarios de Facebook

Share this post