Costos laborales (Parte III)

Costos laborales (Parte III)

No es adecuado intentar una explicación de la informalidad solo desde el punto de vista de los costos laborales, se requiere necesariamente estudiar una serie de variables ajenas al Derecho del Trabajo.

Germán Serkovic G. Abogado laboralista
Temas como las facultades de la entidad recaudadora, las altas tasas impositivas y la interminable maraña de trámites burocráticos juegan también un rol determinante.

Sobre esto hay que decir que se están haciendo notables esfuerzos que merecen destacarse.

En la gran empresa –y probablemente también en la mediana empresa, que en nuestro medio es poco numerosa– los costos laborales no parecen ser un tema especialmente álgido.

El empleador, al evaluar la creación de un puesto de trabajo, determina con exactitud cuánto dinero tendrá que destinar para tal fin.

De esa manera, es poco relevante si el monto de dinero calculado se divide entre doce remuneraciones o entre las remuneraciones y un adicional por concepto de costos laborales. Obviamente, en el segundo supuesto, a mayores costos la remuneración será menor, entendiendo que la suma final permanece inalterable.

Panorama distinto se observa en las pequeñas y microempresas –cuyo número explica más del 80% de empresas– y donde la productividad es baja. En atención a esta realidad, el ordenamiento legal ha establecido un régimen laboral especial caracterizado por derechos y beneficios sustancialmente menores. En las pequeñas y microempresas, el costo laboral disminuye de manera proporcional a la rebaja de los beneficios aplicables. Es cierto que el costo laboral es cercano al 60% en el régimen general de trabajo.

Sin embargo, el empleador informal que apuesta por la formalidad, generalmente se constituye como una microempresa, sujeta a una legislación de excepción y con un costo laboral significativamente menor al ordinario.

Para favorecer la formalidad debe evaluarse si no es más conveniente simplificar la contratación y hacer lo propio con el despido, que reducir los beneficios de los trabajadores, con las consecuencias políticas que ello implica.

Fuente: Diario el Peruano

Share This Post

Post Comment