¿Debo firmar la carta de despido? ¿si firmo me puede perjudicar? ¿puedo poner la expresión “no conforme”?

¿Debo firmar la carta de despido? ¿si firmo me puede perjudicar? ¿puedo poner la expresión “no conforme”?

Una consulta recurrente a cualquier abogado laboralista es la duda planteada por el trabajador acerca de si se debe firmar o no la carta de despido en el momento de su presentación y notificación personal. ¿Puedo negarme a firmar la carta? ¿La firma de la carta implica que estoy de acuerdo con las causas de despido? ¿Si firmo el documento de finiquito podré reclamar después si alguna cantidad está incorrecta?

Partamos de una premisa fundamental que consagra el Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores) en su artículo 3.5 se establece que “Los trabajadores no podrán disponer válidamente, antes o después de su adquisición, de los derechos que tengan reconocidos por disposiciones legales de derecho necesario. Tampoco podrán disponer válidamente de los derechos reconocidos como indisponibles por convenio colectivo.”

La premisa no puede ser más clara, los derechos laborales de los trabajadores son considerados irrenunciables e indisponibles siempre que provengan de una disposición legal o por convenio colectivo. Es decir, aun cuando el trabajador quiera desprenderse de esos derechos y renunciar de los mismos, nuestro ordenamiento jurídico le permite seguir ejercitando las acciones legales necesarias para la defensa de esos derechos laborales.

Esta conclusión trasladada a la práctica en el momento de la entrega de la carta del despido nos lleva a concluir que no perderá la posibilidad de ejercitar cualquier acción el trabajador que firme la carta de despido. Es más, la firma de la carta lo único que acredita es la correcta recepción de la misma por lo que en ningún caso ello supondrá aceptación o conformidad con el contenido de la carta de despido.

De la misma forma, abundante jurisprudencia ha establecido de forma pacífica que la firma del documento de finiquito no tiene “efectos liberatorios” para el empresario. Piénsese que es habitual en un procedimiento de despido  poner en cuestión las cantidades salariales que se venían abonando por la empresa, y el hecho de haber firmado en su día el finiquito no implica que ello imposibilite la revisión de las referidas cantidades y la efectividad de su pago.

FOTO NO CONFORMENo obstante, -y aunque como venimos sosteniendo la firma de la carta sin mención alguna por parte del trabajador no implica aceptación ni conformidad-, es lo cierto que, siquiera sea a satisfacción del “efecto placebo” de nuestro cliente y para su deseada tranquilidad, recomendaremos que debajo de la firma se consigne alguna de las siguientes expresiones “recibido no conforme” o “firmado sólo a efectos de recepción” con el DNI y fecha también escrito a mano por el trabajador. A pesar de su innecesaridad, desde luego dejaremos de forma clara y palmaria que no estamos de acuerdo con el contenido de la carta.

¿Qué ocurre si el trabajador se niega a firmar la carta de despido? Tal actuación sólo servirá para incrementar la tensión del momento y no nos ayudará en nada. Es práctica habitual y así se recomienda, que en el caso de que el trabajador despedido muestre su negativa a firmar, podrá el empresario llamar a dos testigos (posibles compañeros del trabajador despedido) a fin de que firmen la carta y acrediten que el trabajador es conocedor de la misma y se ha negado a recibirla. Ello acreditará igualmente la recepción de la carta, pero en modo alguno implicará aceptación o conformidad.

Cuanto antecede, salvo error u omisión involuntarios, constituye nuestra opinión sobre el tema informado, con arreglo a nuestro leal saber y entender, que gustosamente sometemos a cualquier otra opinión mejor fundada en Derecho y subordinamos a los criterios que la jurisprudencia pudiese establecer en el futuro.

Para cualquier otra consulta, aclaración o encargo profesional le invitamos a utilizar nuestros datos de contacto a través de la web de Gil Tejero Abogados.

Comentarios de Facebook

Share this post