El autodiagnóstico: una mirada hacia el interior en la empresa

El autodiagnóstico: una mirada hacia el interior en la empresa

El autodiagnóstico es una acción que permite a las organizaciones hacer una revisión de sus procesos internos para conocer su situación, detectar ineficiencias e identificar las áreas que requieren mejoras.

Mediante el autodiagnóstico, las organizaciones pueden identificar sus fortalezas y debilidades en forma integral, así como conocer sus carencias o faltantes en los diversos procedimientos de índole organizativo, administrativo, financiero, comercial y operativo.

También el autodiagnóstico sirve para identificar las acciones que se deben ejecutar para cumplir con la legislación vigente, los procesos de planeación y de buen gobierno de la empresa y el avance en la ejecución del plan de negocios en el corto, medio y largo plazo.

Ejes del autodiagnóstico

El eje organizativo del autodiagnóstico analiza la vida institucional y el gobierno administrativo. Es decir, se ocupa de evaluar los recursos materiales y el capital humano; así como los controles financiero (la rentabilidad, el manejo de la inversión), comercial (plan de negocios y proyección) y operativo (servicios al socio y su desarrollo).

El eje administrativo tiene como objetivo verificar de los resultados de la operación de la organización en función del uso eficiente de los recursos humanos y materiales. También busca aplicar los controles internos para medir la satisfacción de los socios, clientes y proveedores y dar cumplimiento a sus obligaciones fiscales.

¿Cómo aplicarlo?

La entrevista es una herramienta clave en el autodiagnóstico de una organización. Los responsables del proceso deben involucrar a los directivos de la empresa para facilitar la captura de información.

La mayor parte de dicha información se obtiene en forma verbal, aunque también se puede generar procedimientos por vía escrita. Ciertamente, se dan casos en los que la información no se puede comprobar mediante documentos y no la maneja una sola persona, por lo que se requiere designar una persona que coordine la entrega de la información.

La información se puede recabar en cédulas de autodiagnóstico y sistematizarla a fin de extraer las conclusiones que servirán para elaborar un plan de trabajo.

Fuente: http://www.esan.edu.pe

Share this post