El uso del polígrafo

El uso del polígrafo

En la actividad pública, y hoy de modo cada vez más frecuente en la actividad privada, se recurre a la evaluación poligráfica.Germán Serkovic G.

Abogado laboralista.

La prueba del polígrafo o detector de mentiras puede usarse en dos momentos distintos en lo concerniente a la relación de trabajo.

El primero, previo a la contratación laboral, en el proceso de selección de personal.

Se entiende que hay empleos que por sus características singulares –personal calificado de seguridad y transporte de caudales, con acceso a información privilegiada o a secretos industriales, entre otros– requieren que se agoten todas las garantías para una buena elección.

En tal supuesto, la prueba es viable al no existir norma que la prohíba, requiriéndose el consentimiento –escrito, de preferencia– del postulante.

El uso del polígrafo puede generar cierta incomodidad al trabajador, así como un comprensible nivel de estrés, pero debe reconocerse que no es notoriamente más agotador que un extenso examen psicológico.

En los procesos de selección, el polígrafo puede brindar al experto una idea aproximada de la veracidad del postulante en relación con los datos presentados, del mismo modo que los exámenes psicológicos brindan parámetros de honestidad y certeza de las respuestas del evaluado.

El segundo supuesto de utilización del polígrafo se plantea ante la investigación en el interior de la empresa de una falta grave.

Es imprescindible el asentimiento del trabajador para someterse a la prueba, asentimiento que puede ser emitido con anterioridad inmediata a la prueba, pactarse al momento de la suscripción del contrato de trabajo o, incluso, puede derivarse del reglamento interno de trabajo.

Es interesante hacer notar que el propósito de la prueba no es tanto demostrar una supuesta culpabilidad –no lo podría hacer, de hecho– sino, por el contrario, otorgarle mayor credibilidad al dicho de exoneración de culpa del trabajador.

El Tribunal Constitucional (TC) ha señalado que el examen por polígrafo –o su negativa a pasarlo– no puede justificar un despido por falta grave.

Fuente: Diario el comercio

http://www.elperuano.com.pe/noticia-el-uso-del-poligrafo-58122.aspx

Comentarios de Facebook

Share this post